fbpx

En el dinámico escenario empresarial, la utilización de uniones temporales como mecanismo colaborativo para la prestación de servicios específicos ha ganado relevancia. Un caso particular que ha despertado interrogantes en el ámbito tributario es la provisión de servicios de catering a través de esta modalidad.

La DIAN analizó recientemente la inclusión de los ingresos generados por dicha unión temporal en las declaraciones del Impuesto al Valor Agregado (IVA), analizando cómo los participantes de la unión temporal deben manejar estos ingresos, considerando la naturaleza gravada de los servicios de catering y las disposiciones legales que rigen esta forma de colaboración empresarial.

Consideraciones de la DIAN 

De acuerdo con el artículo 512-1 del Estatuto Tributario, los servicios de catering, a excepción de aquellos bajo franquicia, están gravados con el impuesto nacional al consumo, siendo responsables de este impuesto los prestadores de dichos servicios.

En el contexto de una unión temporal, el artículo 1.6.1.4.10 del Decreto 1625 de 2016 establece que, sin perjuicio de la obligación de registrar y declarar de manera independiente los ingresos, costos y deducciones por parte de los miembros de la unión temporal, esta tiene la opción de facturar a nombre propio y en representación de sus miembros.

Si los partícipes de la unión temporal son responsables del IVA y están obligados a presentar declaraciones de este impuesto, deben incluir en tales declaraciones (casilla 40 del Formulario 300) los ingresos que distribuya la unión temporal a cada uno. Esto se debe a que los ingresos distribuidos por un contrato de colaboración empresarial, como una unión temporal, no corresponden en principio a ingresos gravados con IVA, ya que no se originan en hechos generadores específicos contemplados en el artículo 420 del Estatuto Tributario. Estos ingresos surgen de los esfuerzos, recursos y experiencias aportados por los partícipes para la realización de una actividad específica. En consecuencia, se consideran ingresos «Por operaciones no gravadas» según lo dispuesto en la casilla 40 del Formulario 300.

De esta manera, sostiene la DIAN

si por intermedio de una unión temporal se prestan servicios de catering, gravados con el impuesto nacional al consumo, los partícipes de dicha unión temporal deben incluir en sus declaraciones del IVA (a que haya lugar) los ingresos obtenidos en desarrollo de este contrato de colaboración empresarial en la casilla 40 del Formulario 300, ya que no se originan de una operación sometida a este impuesto.

DIAN, concepto 82([001119) de 2024

WhatsApp chat