fbpx

La Superintendencia de Sociedades emitió un concepto relacionado con las obligaciones sujetas a procedimientos concursales o de reestructuración empresarial, en especial a los gastos de administración después de iniciado el proceso.

Consideraciones de la SuperSociedades

Según lo establecido en el artículo 71 de la Ley 1116 de 2006, las obligaciones causadas después de la fecha de inicio del proceso de insolvencia se consideran gastos de administración y tienen preferencia en su pago sobre las obligaciones sujetas al acuerdo de reorganización o al proceso de liquidación judicial.

En términos generales:

  1. Obligaciones anteriores al proceso de insolvencia: Estas obligaciones son consideradas como parte del acuerdo y están sujetas a los términos y condiciones del mismo. El proceso de insolvencia es el único escenario donde los acreedores pueden hacer valer sus créditos.
  2. Obligaciones durante el proceso de insolvencia: Las obligaciones derivadas del desarrollo de los negocios del deudor admitido al proceso de insolvencia y hasta la terminación del acuerdo se consideran gastos de administración. Estos gastos no forman parte del trámite del acuerdo y se pagan con preferencia respecto de las obligaciones sujetas al acuerdo. Además, estos gastos pueden ser cobrados en un proceso ejecutivo ante la justicia ordinaria.

La fecha de admisión del deudor al proceso de insolvencia determina el tratamiento diferenciado de sus obligaciones, estableciendo una distinción entre aquellas anteriores al proceso (sujetas al acuerdo) y aquellas posteriores al proceso (consideradas como gastos de administración).

WhatsApp chat