fbpx

A este interrogante se enfrentó el Ministerio del Trabajo, entidad que emitió un concepto para aclarar esta situación.

En el contexto de una empresa liquidada, donde legalmente no existe como entidad jurídica, el artículo 57 del Código Sustantivo del Trabajo establece que el empleador debe entregar al trabajador, al finalizar el contrato laboral, una certificación de trabajo que incluya detalles como el tiempo de servicio, la naturaleza de la labor desempeñada y el salario devengado.

Ante la liquidación de una empresa, el Ministerio del Trabajo propone dos alternativas para obtener esta certificación:

  1. Comparecencia de socios o propietarios: Los trabajadores pueden solicitar ante el inspector de trabajo correspondiente la comparecencia de quienes fueron socios de la empresa liquidada o de aquellos que fungieron como propietarios en caso de que no sea una sociedad. Estas personas podrían proporcionar la certificación laboral al ser testigos y partícipes del vínculo laboral. Además, podrían presentar documentos de archivo que respalden la relación laboral.
  2. Reconstrucción del documento por orden del juez: Si la primera alternativa no es posible, se puede optar por la reconstrucción del documento por orden del juez competente. Este puede solicitar pruebas, como declaraciones de los socios, liquidador o compañeros de trabajo, y considerar pruebas documentales, como aportes al sistema de seguridad social integral. También puede acceder a los archivos que debe poseer la empresa liquidada o el empleador que decidió el cierre.

Estas medidas buscan garantizar los derechos de los extrabajadores y ciudadanos afectados por el cierre de la empresa y permiten obtener la certificación laboral incluso en el escenario de una entidad liquidada.

WhatsApp chat