fbpx

La Superintendencia de Sociedades publicó su guía Preguntas y Respuestas – Ley 550 de 1999, a través de la cual responde importantes interrogante sobre los acuerdos de reorganización empresarial en Colombia.

El acuerdo de reestructuración constituye un mecanismo de carácter universal y colectivo diseñado para facilitar la celebración de un acuerdo privado entre los acreedores, tanto internos como externos, de una empresa que se encuentra en proceso de reestructuración. El objetivo principal de este acuerdo es establecer de manera definitiva las condiciones, plazos y demás circunstancias relacionadas con las obligaciones pendientes, abarcando un enfoque integral y sostenible.

El proceso de reestructuración se desglosa en cuatro etapas fundamentales:

  1. Etapa de promoción: En esta fase inicial, la entidad nominadora tiene la responsabilidad de admitir a la sociedad a la promoción de un acuerdo de reestructuración. Es un paso crucial que inicia el proceso formal.
  2. Etapa de trámite y negociación: Durante esta etapa, se determina el pasivo que será objeto de negociación, definiendo los derechos de voto. Aquí, el empresario interactúa con los acreedores, y a través de negociaciones, se estructura la fórmula de arreglo. Un tercer actor, denominado promotor, designado por una autoridad nominadora, facilita este proceso.
  3. Etapa de ejecución: Una vez se obtiene una posición consensuada, se procede a la suscripción y votación mayoritaria del acuerdo. Esta etapa marca el inicio de la ejecución de los compromisos acordados, donde se cumplen las estipulaciones relacionadas con el pago de obligaciones y el desarrollo del objeto social de la empresa.
  4. Etapa de terminación: Esta fase se activa cuando se incurre en una causal de terminación. El promotor notifica esta situación en el registro mercantil, ya sea por cumplimiento o incumplimiento. En el último caso, se inicia el proceso de liquidación o intervención correspondiente.

La formalización del acuerdo de reestructuración es un aspecto crítico del proceso. Debe ser consignado por escrito y firmado por aquellos que hayan votado favorablemente, ya sea por los representantes legales de los acreedores o por apoderados debidamente facultados. El contenido del acuerdo se reconoce ante notario público o el nominador del promotor.

La noticia de la celebración del acuerdo se inscribe en el registro mercantil de la cámara de comercio correspondiente al domicilio del empresario y sus sucursales, sujeta a las tarifas establecidas por el Gobierno Nacional para la inscripción de documentos. Este enfoque estructurado y detallado busca proporcionar claridad y seguridad jurídica en el proceso de reestructuración empresarial.

WhatsApp chat