fbpx

El Consejo Técnico de la Contaduría Pública -CTCP- emitió recientemente un concepto en el que se recuerdan los lineamientos del tratamiento contable al cambiar la moneda funcional de una entidad.

Consideraciones del CTCP

Según la NIC 21, al cambiar la moneda funcional de una entidad, la conversión de los estados financieros se realiza de forma prospectiva. En el caso de cambiar de dólares a pesos, alineando la moneda funcional con la moneda de presentación (Peso Colombiano), el monto acumulado como «Otro resultado integral» en el patrimonio, producto del efecto de conversión, debería dejar de existir. Este valor acumulado debe ser reclasificado en el patrimonio a la cuenta de ganancias acumuladas (ganancia o pérdida) según la última variación generada en la conversión.

Si se decide mantener el monto acumulado en el patrimonio, debería ser reclasificado en la cuenta de resultados acumulados.

Si el resultado de la última conversión de estados financieros, aplicando la metodología de la NIC 21, generó una ganancia por una tasa de conversión mayor, este monto acumulado podría ser susceptible de distribución a los accionistas. Sin embargo, si la diferencia es una pérdida debido a una tasa de conversión menor, esto podría tener un impacto negativo en la capacidad de distribución a los accionistas.

Es importante tener en cuenta que el CTCP ha señalado que la unidad monetaria en Colombia es el peso, por lo que mantener los libros y registros en una moneda distinta a la unidad monetaria local no es posible. Esto no impide que los estados financieros puedan ser presentados en una moneda diferente a la moneda local o la moneda funcional.

CTCP, concepto 586 de 2023

WhatsApp chat