fbpx

La Superintendencia de Sociedades, al ser consultada sobre la cesión de acciones en las Sociedades por Acciones Simplificadas -SAS- y los potenciales conflictos entre socios derivados de estas transacciones, reafirmó la libertad de negociación de acciones en Colombia. No obstante, la entidad subrayó la existencia de excepciones, particularmente la restricción a la negociación cuando los estatutos contemplan explícitamente el derecho de preferencia de otros socios.

En el marco de las SAS, se destacó que las participaciones accionarias, en principio, son derechos patrimoniales que los accionistas pueden negociar de manera autónoma, sin la intervención directa de la sociedad como una entidad independiente de los socios individuales. La Superintendencia enfatizó que, sin restricciones, un accionista tiene la capacidad de transferir la propiedad de sus acciones mediante diversos mecanismos, como un acuerdo con el beneficiario, una comunicación escrita a la sociedad o el endoso de los títulos correspondientes.

Un aspecto crucial señalado por la entidad es que, una vez inscrito el nuevo socio en el Libro de Registro de Accionistas, la sociedad carece de la facultad de suspenderlo, excluirlo o restringir arbitrariamente el ejercicio de sus derechos, incluso ante la presencia de situaciones conflictivas pendientes de resolución judicial. Es enfático al expresar que el nuevo socio asume todos los derechos y responsabilidades inherentes a su condición.

En este contexto, la Superintendencia destaca que cualquier controversia jurídica relacionada con el nuevo socio debe resolverse conforme a las disposiciones legales y estatutarias. Así, el conflicto queda sujeto a las decisiones judiciales pertinentes, considerándose como una contingencia para los involucrados, de acuerdo con las circunstancias específicas del proceso en curso. Este enfoque refleja la necesidad de respetar y salvaguardar los derechos del nuevo accionista, incluso en medio de disputas legales.

SuperSociedades, oficio 220-001130

WhatsApp chat