fbpx

La DIAN se pronunció a propósito de una consulta sobre la autorretención del impuesto sobre la renta en la venta de Títulos de Devolución de Impuestos -TIDIS- realizada por una sociedad nacional que tiene la calificación de autorretenedora del impuesto sobre la renta.

Consideraciones de la DIAN

  1. Según jurisprudencia del Consejo de Estado, los TIDIS son instrumentos negociables y constituyen títulos valores. Operan como títulos desmaterializados, siendo emitidos a nombre del beneficiario y utilizados para el pago de impuestos en el año siguiente a su emisión. Su redención se perfecciona cuando se imputa su valor al pago de impuestos o deudas tributarias del titular.
  2. La venta de TIDIS genera ingresos que se consideran rendimientos financieros, según lo establecido por la jurisprudencia y el artículo 395 del Estatuto Tributario. Este artículo establece la retención en la fuente sobre pagos o abonos en cuenta por concepto de rendimientos financieros, incluyendo intereses, descuentos, beneficios, ganancias, utilidades y otros rendimientos de capital.
  3. La retención en la fuente sobre rendimientos financieros se aplica sobre el valor bruto del pago o abono en cuenta correspondiente al rendimiento, según el artículo 396 del Estatuto Tributario.
  4. En el caso de autorretención, el Decreto 1625 de 2016 establece que a partir del 1 de abril de 1997, la retención en la fuente por rendimientos financieros deberá ser practicada por el beneficiario de los mismos, siempre y cuando dicho beneficiario tenga la calidad de agente autorretenedor de rendimientos financieros.
  5. Cuando el beneficiario de los rendimientos financieros no tenga la calidad de agente autorretenedor, la retención en la fuente debe ser practicada por el emisor del título, el administrador de la emisión, el enajenante o la bolsa de valores, según corresponda.
  6. Es importante destacar que el menor valor que resulte de la enajenación del TIDIS constituye un gasto financiero deducible a título de descuento para efectos del impuesto sobre la renta y complementarios.

En resumen, la venta de TIDIS por parte de una sociedad nacional autorretenedora del impuesto sobre la renta está sujeta a retención en la fuente sobre rendimientos financieros, y la retención puede ser practicada por el beneficiario si tiene la calidad de agente autorretenedor. El menor valor resultante de la enajenación del TIDIS constituye un gasto financiero deducible.

DIAN, oficio 34 [000052] de 2023

WhatsApp chat