fbpx

La Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales -DIAN- se pronunció frente a la aplicabilidad de la retención en la fuente sobre ingresos de tarjetas de crédito y/o débito, a las operaciones realizadas mediante tarjetas débito virtuales.

Consideraciones de la DIAN

El artículo 1.3.2.1.2. del Decreto 1625 de 2016 establece que los pagos o abonos en cuenta susceptibles de constituir ingreso tributario a favor de personas o establecimientos afiliados a sistemas de tarjetas de crédito o débito, realizados a través de entidades adquirentes o pagadoras, deben estar sujetos a retención en la fuente por dichas entidades, de acuerdo con las condiciones del artículo 1.3.2.1.8. de dicho decreto. La retención en la fuente se aplica a la tarifa del 1.5%.

La Superintendencia Financiera de Colombia, en respuesta a una consulta sobre las tarjetas débito virtuales, indicó que las expresiones «tarjeta débito», «tarjeta débito virtual» y «tarjeta débito digital» no están definidas en la normatividad financiera. Se destaca que estos instrumentos, incluidas las tarjetas débito virtuales, permiten la disposición de recursos a través de la satisfacción de obligaciones económicas, ya sea mediante retiro o el pago de bienes y servicios.

En virtud de la evolución tecnológica y la desmaterialización de los medios de pago, la interpretación de «tarjetas débito» contempla tanto las tarjetas débito físicas (plástico) como las virtuales. En este contexto, se concluye que las tarjetas débito, en cualquiera de sus modalidades, son instrumentos de pago asociados a un producto de depósito a la vista, permitiendo a los titulares disponer de sus recursos para la adquisición de bienes o servicios.

En consecuencia, la retención en la fuente prevista en los artículos mencionados del Decreto 1625 de 2016 es igualmente aplicable cuando se realizan pagos o abonos en cuenta mediante tarjetas débito virtuales.

Es importante tener en cuenta la posición de la Superintendencia Financiera y la interpretación amplia del concepto de «tarjetas débito», abarcando tanto las físicas como las virtuales, en concordancia con la evolución tecnológica. Además, se resalta que no existe un tratamiento diferenciado en la normativa vigente para estos casos, y la retención en la fuente del 1.5% es aplicable a las operaciones realizadas a través de tarjetas de crédito y/o débito, incluyendo las virtuales.

DIAN, concepto 50(0082) de 2023

WhatsApp chat