fbpx

La Superintendencia de Sociedades estudió mediante un concepto el régimen de responsabilidad de los administradores societarios en Colombia.

Consideraciones de la SuperSociedades

La entidad resaltó en primer lugar la relevancia del artículo 200 del Código de Comercio. Este artículo exime de responsabilidad a los administradores que no estuvieron al tanto de la acción u omisión, o que votaron en contra, siempre y cuando no la ejecutaran. La norma presume la culpa en situaciones de incumplimiento o extralimitación de funciones, violación de la ley o estatutos, y establece un efecto probatorio significativo.

Desde la perspectiva procesal, la Superintendencia destacó dos mecanismos para iniciar acciones contra los administradores: la acción individual de responsabilidad y la acción social de responsabilidad. Ambas se tramitan mediante el procedimiento verbal sumario de única instancia, excluyendo excepciones previas y reformas a la demanda.

La acción individual busca que cualquier persona perjudicada por actos de los administradores sea compensada por los daños causados a su patrimonio personal. Es una responsabilidad personal del administrador frente a accionistas o terceros, no de la sociedad. En contraste, la acción social busca la reconstitución del patrimonio de la sociedad afectado por los administradores. En este caso, los demandantes actúan de manera representativa, fundamentando su legitimación en la sociedad.

La SuperSociedades recordó su competencia, según la Constitución y el Código General del Proceso, para tramitar diversas acciones judiciales societarias, incluida la acción de responsabilidad contra los administradores.

SuperSociedades, oficio 220-152526

WhatsApp chat